NPK , la base del crecimiento

Hoy nos adentraremos brevemente en la nutrición vegetal. Las plantas, al igual que todos los seres vivos, necesitan de una correcta nutrición para poder crecer y completar su ciclo vital. Para ello, precisan tanto de macronutrientes como de micronutrientes, equilibrados de forma precisa en función del estado fenológico en el que se encuentren.

La gama de fertilizantes orgánicos NPK (nitrógeno-fósforo-potasio) de DEFEDER, permiten adecuar los suelos aportando los tres macronutrientes esenciales para el correcto desarrollo de los cultivos ajustándose a las necesidades de estos en cada momento.

Nitrógeno

El nitrógeno, aunque está presente de forma abundante en la atmósfera, lamentablemente no se encuentra en las formas asimilables por las plantas en términos generales. Este nitrógeno atmosférico, necesita ser fijado y transformado en el suelo para poder ser asimilado por nuestras plantas, pero incluso teniendo en cuenta el ciclo del nitrógeno, su disponibilidad en el suelo no es suficiente para los altos requerimientos de este elemento que necesitan nuestros cultivos. El nitrógeno es un factor limitante en el rendimiento de las cosechas, puesto que es un componente esencial de las proteínas vegetales y de la clorofila. Por todo esto, y debido a su alta movilidad en el suelo, se hace imprescindible la aplicación de fertilizantes ricos en nitrógeno, como son los fertilizantes orgánicos NPK, que aportan diferentes formas de nitrógeno, favoreciendo una disponibilidad en el suelo más prolongada y estable.

Fósforo

Por otro lado, tenemos el fósforo, que promueve la formación de raíces y es esencial durante la floración y formación de los frutos. Es en ese momento, cuando su aportación se hace casi indispensable, puesto que es un elemento muy poco móvil y su forma asimilable se encuentra en muy baja proporción en nuestros suelos. La aplicación de fertilizantes orgánicos NPK, ricos en fósforo, reduce la posibilidad de carencias que podrían provocar deficiencias en el crecimiento, así como el retraso de la floración y formación de los frutos.

Potasio

El tercero de estos nutrientes esenciales, pero no por ello menos importante, es el potasio, que al igual que el fósforo, está presente en el suelo y su forma asimilable es también limitada. El potasio interviene en numerosos procesos metabólicos, y a su vez, favorece la recuperación de las plantas sometidas a algún tipo de estrés y ayuda a su sistema inmunitario. Deficiencias de este nutriente principal pueden provocar retraso en el crecimiento, defoliación, maduración no uniforme de los frutos y debilitar el sistema radicular. Los cultivos tienen alta demanda de este elemento, sobre todo los de fruto, y aunque puede que en ocasiones sea suficiente con las reservas del suelo, en otras se hace necesaria su aportación a través de fertilizantes, como por ejemplo los fertilizantes orgánicos NPK.

Por ejemplo, el fertilizante ecológico Nitro Plus ofrece un alto nivel de nitrógeno, entre un 11% y 12%, y es nuestro producto estrella para casi todo tipo de cultivo y suelo. Por otro lado, tenemos el producto Bio Complet, que cuenta con el perfecto equilibrio entre nitrógeno, fósforo y potasio. Ambos fertilizantes ecológicos son idóneos para nutrir cualquier tipo de cultivo, sin excepción alguna.

Nitrógeno, fósforo y potasio, son los tres pilares fundamentales para una correcta nutrición de los cultivos, por eso en DEFEDER disponemos de una gama de fertilizantes orgánicos NPK adecuada a las diferentes necesidades que pueden surgir durante el ciclo de cultivo. Todo ello de forma respetuosa con el medio ambiente, pensando siempre en la economía sostenible y comprometidos con la economía circular.

Etiquetas:
×

Atención al Cliente Defeder

× ¿Cómo puedo ayudarte?